BLOG

Buscar el hermanito por gestación subrogada

Publicado el martes, 21 de mayo de 2019 por Laura Marchesani

Cuando el primer camino de maternidad subrogada concluye con el final feliz que todos desean, a veces se tiende a olvidar lo duro que ha sido llegar a ese resultado.

Poder abrazar por fin al tan deseado hijo, nacido gracias a la voluntad de sus padres y a la generosidad de la gestante, es una sensación de felicidad muy intensa. El amor que se desprende de ese nacimiento involucra a dos familias ampliadas y hace que los protagonistas se unan en la inmensa satisfacción de haber podido hacer realidad ese anhelo de dar luz a una nueva vida.

Una gestante para tener dos o más hijos

La relación que se desarrolla entre padres intencionales y gestante es algo que se crea desde cero y que llega a ser muy potente, en algunos casos familiar. Cuando se afrontan juntos preparaciones para recibir embriones, transferencias fallidas, miedos a un virus, a una gripe o a cualquier otra incidencia que se cruce en el camino de la familia de la gestante o de la de los padres, el apoyo y el respeto mutuos que se sienten hacen el vínculo aún más intenso.

Por esta razón, muchos padres, después de saborear la dicha del primer hijo que ha costado grandes dosis de paciencia y resiliencia, piensan en multiplicar la felicidad y ampliar la familia buscando al hermanito o a la hermanita.

El segundo camino de gestación subrogada

Si se ha tenido la suerte de poder congelar embriones de buena calidad durante el primer ciclo, es posible descongelarlos y transferirlos al útero de la gestante para buscar un segundo embarazo.

Obviamente, también en este caso, el resultado no está garantizado ya que la medicina de la reproducción asistida ofrece buenos porcentajes de éxito, pero no milagros. De todas formas, el hecho de haberlo conseguido una vez con embriones creados con el mismo material genético da esperanzas a los padres.

La belleza del primer camino de gestación por sustitución empuja a los padres intencionales a buscar otro hijo con la misma gestante, pues para ellos no es posible imaginar revivir lo que se ha pasado con ella con otra persona.

Su forma de ver el embarazo y el nacimiento van necesariamente unidos a la figura de esa misma gestante, a esa persona y a esa familia con la que han pasado momentos inolvidables.

Cómo se procede para tener otro hijo con la misma gestante

Aunque gestante y padres estén de acuerdo y listos para empezar una nueva preparación para transferir embriones, hay que afrontar igualmente una serie de análisis y firmar los correspondientes acuerdos legales. Si bien se sabe que los caminos más felices son aquellos en los que se mantiene una comunicación abierta y transparente entre las partes, la faceta médica y la legal son también necesarias para intentar tener ese segundo hijo.

El personal de la clínica de reproducción asistida se encargará de los temas médicos, mientras que los abogados -que pueden ser los mismos que en el primer camino pues ya conocen bien a las partes- se ocupan de crear un acuerdo que permita a todos sentirse a gusto y protegidos desde un punto de vista más práctico.

Buscar el hermanito por gestación subrogada
contacto
ovodonación
vientre de alquiler
Uso de Cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.
Cerrar