BLOG

Gestación subrogada: planificación y flexibilidad

Publicado el martes, 13 de noviembre de 2018 por Laura Marchesani

Como ya se dicho en otras ocasiones, en la gestación por sustitución, el hecho de no poder vivir en primera persona el embarazo provoca un estrés importante en algunas personas.

Naturalmente, la ansiedad que acompaña los momentos previos al nacimiento es parte de cualquier embarazo pero, como sucede en cada situación que puede ser fuente de estrés, la forma de vivirlo es muy personal dependiendo, entre otras cosas, del carácter y de la actitud de quienes se enfrentan a ella.

A menudo nos encontramos con situaciones muy parecidas entre sí que, sin embargo, los protagonistas viven y asumen de manera diferente y, en consecuencia, relatan como si se tratara de eventos no comparables.

La visión personal en la gestación subrogada

En los países en los que las mujeres se proponen como gestantes de forma libre y voluntaria, de la misma manera en la que se acercan al mundo de la gestación por sustitución pueden decidir alejarse de él, es decir, pueden cambiar de idea y elegir no proceder con el ciclo de fecundación 'in vitro'. Se trata de una posibilidad poco frecuente pero que siempre se recuerda que se debe tener en cuenta por lo que, cuando acontece, las reacciones de los padres intencionales pueden sorprender.

Algunos futuros padres llegan a vivir este cambio de intención de la candidata a gestante como una verdadera tragedia, una traición por parte de la persona en la que habían puesto sus esperanzas de tener un hijo y en la que habían depositado toda su confianza. Por el contrario, algunas familias en la misma situación, a pesar de sentirse tristes, piensan que si la posible gestante no estaba convencida al ciento por ciento de embarcarse en un proceso de gestación subrogada o de fecundación 'in vitro', es positivo que haya manifestado sus dudas antes de negociar los acuerdos legales y de empezar a tomar medicamentos.

Qué hacer con los imprevistos de la maternidad subrogada

En cada camino de gestación subrogada suelen producirse retrasos o cambios con respecto a la previsiones de los padres intencionales, pero ¿cómo afrontar estos eventos de manera eficaz?

Ante todo, si se siente que la ansiedad se impone, puede ser útil dirigirse a un psicólogo o a un 'coach' para tener el apoyo de un profesional que pueda incidir en el bienestar de todas las partes involucradas en el proceso. En segundo lugar, hay que tomarse el tiempo de respirar hondo, digerir todo lo que pasa y asumir que algunos hechos pueden provocar rabia, frustración, tristeza,… para, a continuación, volver a la racionalidad y a la eficiencia.

En esos momentos debemos recordarnos a nosotros mismos -y a cualquier otra persona involucrada como, por ejemplo, el otro progenitor intencional- que la meta merece la pena.

Tener clara la finalidad de la gestación subrogada

Tomar distancia durante un instante del evento que provoca ansiedad para poder verlo desde fuera, pensar en el camino que se está afrontando -centrándose en lo que se puede hacer para solucionar la situación de la mejor manera posible-, no invertir demasiado tiempo ni energías en pensamientos o discusiones que no llevan a posibles soluciones son consejos muy a tener en cuenta. Pedir explicaciones sobre el porqué de una determinada incidencia es normal y aconsejable, pero prolongar las conversaciones haciendo hincapié en la tristeza que se siente puede provocar que se inviertan energías en la dirección menos conveniente.

Como es obvio, según el tipo de incidencia o evento, el modo y los tiempos requeridos para superarlo cambian. No obstante, si se trata de circunstancias que tienen solución, siempre es útil -una vez superado el impacto negativo- mirar al frente para mantener la vista fija en el objetivo final: tener un hijo.

Gestación subrogada: planificación y flexibilidad
contacto
ovodonación
vientre de alquiler
Uso de Cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.
Cerrar