BLOG

Fecundación 'in vitro' en el extranjero y miedo a volar

Publicado el martes, 4 de diciembre de 2018 por Laura Marchesani

Llevar a cabo un tratamiento de fertilidad en el extranjero para poder tener un hijo puede ser una elección –para acudir a un equipo específico en el que se confía- o una necesidad -para efectuar un camino que en la propia patria no se puede realizar como, por ejemplo, la gestación subrogada-.

El hecho de tener que desplazarse a otro país implica normalmente la necesidad de moverse en avión ya que, en muchas ocasiones, las distancias son importantes y el tiempo del que se dispone para cubrirlas no es suficiente.

Si una fecundación 'in vitro', incluso con donación de gametos, se puede realizar en Europa, para una gestación subrogada, dependiendo de las circunstancias particulares de los padres intencionales, puede ser necesario volar a otro continente.

Cuando los padres de intención tienen miedo a volar

Afortunadamente, el miedo a volar se puede contrarrestar con diferentes tipos de soporte o ayuda, pero si fuera necesario tomar medicamentos para poder sobrellevar las consecuencias emocionales del vuelo, hay que consultarlo con un médico. Si los futuros padres tienen que tomar un avión para acudir a su clínica de reproducción asistida y someterse allí a un tratamiento de fecundación 'in vitro' o empezar un ciclo de fertilidad con sus propios gametos -óvulos o semen-, sería útil ponerse en contacto con la misma clínica y pedir consejo.

Si el temor a volar requiere de la ayuda de fármacos, sería oportuno hablarlo con el médico ginecólogo que se ocupa del tratamiento de los futuros padres pues, a lo peor, algunos medicamentos pueden estar contraindicados en determinadas circunstancias. La única forma de estar seguro de no equivocarse es consultar a la clínica de reproducción asistida.

La gestante tiene miedo a volar

El miedo a volar no es característico únicamente de una determinada categoría social o nacionalidad por lo que, así cómo puede afectar a los padres intencionales, también puede preocupar a una gestante que tiene que coger un avión para acudir a la clínica de reproducción asistida.

Por norma general, cuando la gestante elige ayudar a una nueva familia sabe desde el primer momento dónde se encuentra el centro elegido por los futuros padres y, en consecuencia, si deberá viajar en avión o no.

Teniendo en cuenta las distancias entre localidades en el continente americano, la probabilidad de que esta generosa mujer tenga que coger un avión es bastante elevada de modo que, si para ella es un problema volar, generalmente se le aconseja que valore con atención la situación para evitarse situaciones desagradables.

De todos modos, para esta generosa mujer también existen técnicas de relajación útiles y, en algunos casos, medicamentos que el médico puede prescribirle si lo considera necesario. Para saber cómo actuar, es suficiente hablar sobre este asunto con el ginecólogo que efectúa el ciclo de reproducción asistida acerca de qué y cómo se puede ingerir para soportar los efectos indeseados del vuelo.

Medicamentos y fecundación 'in vitro'

Por otro lado, cuando se efectúa un ciclo de reproducción asistida, es siempre mejor preguntar a la clínica de fertilidad elegida cada vez que surge la necesidad de tomar medicinas no prescritas por el ginecólogo o el andrólogo que se ocupan del tratamiento para tener un hijo, por propia tranquilidad y para poder tener un camino sereno hacia la paternidad o la maternidad.

Fecundación 'in vitro' en el extranjero y miedo a volar
contacto
ovodonación
vientre de alquiler
Uso de Cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.
Cerrar