BLOG

Gestación subrogada y costes

Publicado el martes, 26 de junio de 2018 por Laura Marchesani

Para completar un proceso de gestación por sustitución o, como es comúnmente conocido, de "vientre de alquiler" se necesita normalmente al menos un año de media.

Como es obvio, los tiempos dependen de una serie de factores pero este es, sin duda, uno de los aspectos que en la mayoría de los casos es percibido por los padres intencionales como un peso, pues les gustaría hacer realidad su deseo de tener un hijo gracias a la ayuda de una gestante cuanto antes.

Los pasos a cumplir en un camino de gestación subrogada, si bien están organizados, se llevan a cabo de forma planificada y se suelen completar con éxito, conllevan siempre una serie de esperas y precisan de un poco de paciencia por parte de los padres intencionales. De hecho, todas las prácticas, análisis, citas,… son necesarios para reducir la posibilidad de incidencias futuras y, además, útiles para ayudar a los padres a tener su hijo con la mayor tranquilidad posible.

Gestación subrogada: aspectos positivos de la espera

El hecho de tener que ir paso a paso y de tener que caminar con cuidado hacia la meta tiene aspectos positivos que, en ocasiones, los padres intencionales no son capaces de percibir en un primer momento.

Los tiempos necesarios para las prácticas y los análisis son útiles para que los padres de intención puedan aclarar sus dudas sobre el camino en sí mismo y también sobre cómo gestionar la comunicación de este evento a la familia y al niño que verá la luz. Aunque compartir (o no) los detalles del camino es una elección personal y el modo de hacerlo es siempre delicado, el consejo sigue siendo el de estar preparados para contarle a los hijos que vendrán que ellos son fruto de la voluntad de los padres y de la generosidad de la gestante que, juntos, han hecho posible el tan deseado nacimiento.

A veces es necesario el apoyo de un profesional para tener una visión más amplia. Esta ayuda es, en general, útil para todas las personas, pero lo es aún más en estos casos ya que la visión externa por parte de quién está formado para ello resulta especialmente beneficiosa.

Como decíamos, hay aspectos de la espera en una gestación subrogada que presentan elementos positivos no visibles al principio.

Una maternidad subrogada por episodios

Las pausas necesarias, que son parte del recorrido, son aprovechables desde el punto de vista económico. Así, en la mayoría de los casos, los padres de intención proceden con los pagos y los reembolsos de gastos por etapas. Ello significa que los importes, en vez de tener que ser desembolsados en un único momento, normalmente se diluyen en el tiempo, dando a los padres intencionales la posibilidad de recuperarse financieramente entre un paso y el siguiente.

Este factor no es de poca importancia, considerando que por norma general afrontar los gastos es una de las grandes preocupaciones para los padres, que desean que la gestante que les ayuda y les presta su vida, involucrando también a su familia en esta elección tan valiente, tenga cubiertas todas sus necesidades.

También la relación con la familia de la gestante se beneficia de los tiempos necesarios para proceder con el proceso de fecundación 'in vitro' ya que, durante este periodo, ambas partes pueden conocerse mejor y hablar de sí mismos, dejando un poco de lado el asunto de la gestación subrogada que les ha hecho encontrarse. Se aprende a conocer y a apreciar a la otra persona y se van estrechando relaciones, a veces de forma inesperada.

Gestación subrogada y costes
contacto
ovodonación
vientre de alquiler
Uso de Cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.
Cerrar