BLOG

Saber a qué edad buscar un hijo

Publicado el jueves, 9 de junio de 2016 por Laura Marchesani

Miles de personas recurren anualmente a expertos en fertilidad para poder conseguir su deseo de paternidad.

Si las clínicas españolas están llenas de pacientes nacionales y de otros países en busca de ayuda para obtener un embarazo, ello significa que el porcentaje de personas que necesitan apoyo de la medicina de la reproducción asistida para poder concebir un hijo es bastante elevado.

Pero, ¿cuáles son los tratamientos más solicitados?

El hecho de que la edad en la que las mujeres comienzan a pensar en la maternidad sea alta implica que, a menudo, cuando se dirigen a un especialista lo hagan porque su calidad ovárica no es suficientemente buena para permitir la concepción natural, el embarazo y el nacimiento de un niño sano.

Si la edad media para ser madre por primera vez es de 31 años se debe probablemente a que una serie de circunstancias personales y sociales empujan a las mujeres a que así sea. Las problemáticas laborales y económicas son en parte responsables de esta situación. Si se espera al trabajo fijo y a los ingresos económicos estables para pensar en crear una familia, es obvio que es necesario tener paciencia. No obstante, esta espera tiene una cara oculta que suele ser desconocida por las mujeres.

¿Saben las mujeres que intentar tener un hijo a los 40 implica que aumentan las dificultades?

A los 20, la cantidad y calidad de los ovocitos es óptima, pero después de los 35 las cosas cambian de manera drástica. Entonces, ¿por qué muchas mujeres intentan tener un hijo a los 40? A menudo se trata de falta de información. Existe, de hecho, la idea de que si una persona está sana, activa, y sigue teniendo un ciclo menstrual normal, es capaz de concebir naturalmente y de tener un hijo, pero los expertos en reproducción asistida y las estadísticas dicen lo contrario.

Aquí se encuentra la explicación de por qué es necesaria la donación de óvulos, porque superados los cuarenta la probabilidad de tener un hijo con los propios óvulos es decididamente baja. En ese momento, cuando las mujeres en cuestión buscan ayuda, la única solución que puede ofrecer la ciencia es, en efecto, la donación.

No se trata de algo que se acepte fácilmente, y a veces la noticia es recibida con una dosis de estupor y rechazo.

Asumir el hecho de que el óvulo que dará vida al embrión provenga de otra mujer no es sencillo, pero en el momento en que se recurre a la clínica de reproducción asistida para afrontar este problema no existen alternativas.

Las cosas cambiarán probablemente a medio plazo gracias a la vitrificación, la técnica que permite preservar los propios ovocitos para el futuro pero, desde el momento en que la calidad ovárica empieza a caer, no hay alternativas que frenen este proceso natural.

Es evidente que la solución ideal sería transmitir a las futuras generaciones una información adecuada respecto a la edad ideal para crear una familia aunque, dado que la situación social del momento influye notablemente en decisiones de este tipo, la vitrificación sigue siendo una posibilidad a considerar seriamente.

Por ahora, la frontera de los 38 años parece el momento límite hasta el que, estadísticamente, es posible un embarazo natural, más allá del cual existen opciones eficaces que, no obstante, pueden ser difíciles de digerir.

Saber a qué edad buscar un hijo
contacto
ovodonación
vientre de alquiler
Uso de Cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.
Cerrar