BLOG

Cómo prepararse para el nacimiento por gestación subrogada

Publicado el martes, 8 de enero de 2019 por Laura Marchesani

El nacimiento de un hijo, independientemente de cómo se haya concebido -con la ayuda de la reproducción asistida o no, con la contribución de donantes o no, con la fuerza y la voluntad de una gestante o no- es un evento que marca la vida de cada padre de manera indeleble.

Como es obvio, los padres intencionales -los que deben de solicitar el generoso soporte de una gestante- han de tener en cuenta que sus circunstancias son muy poco habituales, con un parto que no será el de la madre. Involucrar a una gestante en la concepción 'in vitro', en el embarazo y en el parto hacen del nacimiento un evento menos común pero, sin duda, igual de emocionante. Por otro lado, las gestantes tienen a su alrededor personas que las apoyan y las acompañan, que aprecian su generosidad y que respetan su elección. Todos estos son elementos a tener en cuenta, porque forman parte de ese puzle que permite una experiencia positiva de gestación por sustitución.

Prepararse para el parto de la gestante

Como en cada embarazo, hay unas previsiones de fechas en las que debería de ver la luz el bebé y existen igualmente posibilidades de que se produzcan imprevistos que afectan a los planes y a los cálculos preestablecidos.

El estrés de una gestación subrogada depende asimismo de la circunstancia de tener que vivir un embarazo a distancia y, en consecuencia, de ser consciente de no poder acudir rápidamente al hospital en el que la gestante se ha puesto de parto. Aunque la presencia de los padres en el momento del nacimiento no suele ser indispensable, es deseo de todos que la familia se reúna en el menor tiempo posible.

Por este motivo, los padres intencionales deben de estar listos para dirigirse al lugar en el que su hijo ha nacido o está a punto de hacerlo lo más pronto posible.

Fecundación 'in vitro' y viajes

Así como una mamá embarazada prepara la bolsa para un posible ingreso repentino en el hospital, los padres de intención, por una tranquilidad propia y de su gestante, también deberían de estar listos para ponerse en movimiento en un plazo breve.

Esto significa que, con semanas de antelación, sería oportuno avisar en el trabajo de que la salida podría ser inminente o, al menos, organizar las cosas para el caso de tener que viajar de manera repentina. También convendría pensar que es probable que se tenga que permanecer en el país de residencia de la gestante durante un periodo de tiempo más o menos largo.

Para no incurrir en pérdidas de tiempo y soportar un pánico innecesario, un poco de organización previa, aunque puede que al final no sea necesaria, otorgará una sensación de control y de preparación para eventuales imprevistos.

La maleta para el parto

Del mismo modo, podría ser una buena idea compartir estos detalles con familiares y/o amigos cercanos a los padres intencionales, pues disfrutar de su apoyo práctico y moral es un gran beneficio. Incluso las cosas más sencillas como, por ejemplo, pedirle a un familiar jubilado, que tiene más tiempo libre, que esté disponible para llevar a los padres al aeropuerto, o que alguien se encargue de la casa durante la ausencia, o que termine de preparar la habitación del niño o de montar la cuna mientras los padres estén en el extranjero para el parto ocurrido antes de hora, llegan a ser detalles que hacen que un nacimiento prematuro sea mucho menos duro. La experiencia de un nacimiento por gestación subrogada, si se cuenta con el soporte de los seres queridos, convierte el acontecimiento en algo todavía más feliz.

Cómo prepararse para el nacimiento por gestación subrogada
contacto
ovodonación
vientre de alquiler
Uso de Cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.
Cerrar