BLOG

Gestación subrogada con gametos propios

Publicado el martes, 2 de octubre de 2018 por Laura Marchesani

La gestación subrogada es un procedimiento muy solicitado por parte de parejas heterosexuales que no pueden llevar adelante un embarazo debido a condiciones médicas especiales, operaciones quirúrgicas sufridas en el útero, cáncer, endometriosis,… Evidentemente, no conseguir un embarazo y un parto cuando ello forma parte de las expectativas de vida en común constituye una causa de dolor y tristeza tanto para cada persona de modo individual como para ambos como pareja. Por este motivo, se recomienda siempre acudir a un especialista que ayude a superar la situación y, cuando los padres lo deseen, encontrar la actitud positiva necesaria para iniciar una gestación por sustitución.

En algunos casos, la problemática más evidente de las parejas heterosexuales que buscan una gestante afecta al útero materno y, de hecho, algunos padres de intención tienen embriones creados con sus propios gametos conservados en alguna clínica de reproducción asistida. Para otras personas, sin embrago, no existe la posibilidad de generar embriones por cuestiones tan simples como la mala fortuna o sencillamente porque la edad -sobre todo en el caso de las mujeres- y la consiguiente disminución de la calidad ovárica no lo permiten.

Para los primeros, pues, es muy importante ofrecer las mejores posibilidades a los embriones que congelaron en el pasado, confiándoselos a una generosa mujer que actuará como gestante.

La importancia de la calidad de los embriones congelados

No obstante, cuando hay embriones que fueron creados en su momento con gametos de los padres intencionales, existen diversos factores a valorar antes de poner en marcha el mecanismo de búsqueda de la gestante ideal.

En primer lugar es necesario asegurarse de que la calidad de los embriones en cuestión es buena. Esta información se puede obtener de la clínica de reproducción asistida en la que se efectuó el tratamiento de punción ovárica y creación de los citados embriones.

Si la calidad de los embriones es suficiente para ofrecer esperanzas de obtener un embarazo y un nacimiento, valdrá la pena empezar a moverse para encontrar una gestante. Por el contrario, si la calidad es escasa, convendría valorar a fondo la situación. El hecho de implicar a una gestante en una fecundación 'in vitro' con escasas posibilidades de éxito podría ser complicado desde diferentes puntos de vista.

Ante todo, se debe consultar a la gestante sobre este punto con los datos en la mano. ¿Se sentiría cómoda y dispuesta a recibir un embrión que tiene pocas posibilidades de desarrollarse?

Costes para transferir embriones propios al útero de una gestante

Además, existen aspectos económicos a tener presentes pues cada tratamiento de reproducción asistida, entre ellos la descongelación de embriones y su transferencia al útero de otra persona que está preparada para ello, tiene sus costes. Más aún, la colaboración de una gestante, como es obvio, implica un reembolso de sus gastos o, como en el caso de Estados Unidos, una compensación económica por el tiempo que ha invertido en ese proyecto.

¿Vale la pena utilizar embriones propios para una gestación subrogada?

La respuesta es... depende. O para ser más concretos: depende de la calidad de los embriones, de la posibilidad que se tenga (o no) de crear embriones nuevos, de la importancia que los padres le den al vínculo genético entre ellos y el niño, de las preferencias de la gestante y de los costes porque, como decíamos, las valoraciones desde el punto de vista económico son parte importante de un recorrido de fecundación 'in vitro' y, con mayor razón, de una gestación por sustitución.

Gestación subrogada con gametos propios
contacto
ovodonación
vientre de alquiler
Uso de Cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.
Cerrar