BLOG

Gestación por sustitución: manejar las expectativas

Publicado el miércoles, 25 de octubre de 2017 por Laura Marchesani

Ante la necesidad de tener que recurrir a la gestación subrogada, se desencadenan emociones de diverso tipo dependiendo de las circunstancias que hayan conducido a esta decisión y el carácter de los futuros padres.

Lo que dicen otros padres de intención

Hablar con otras personas que ya han pasado por una gestación por sustitución ayuda a los futuros padres a sentirse menos solos y más comprendidos: compartir sensaciones, dudas y esperanzas hace menos duro el camino a afrontar. A pesar de ello, cada maternidad subrogada es un recorrido en sí mismo, por lo que los tiempos y las maneras de alcanzar el objetivo pueden no ser iguales en todos los casos.

Cuando los análisis de la donante no son óptimos

Si en el camino se necesita la ayuda de una donante de óvulos, se debe tener siempre en cuenta que podría suceder que la primera persona escogida no sea la ideal. Las candidatas, de hecho, a pesar de ser mujeres jóvenes, sanas y con voluntad de ayudar, pueden tener una reserva ovárica limitada y, por ello, ser desaconsejadas por el equipo médico. Evidentemente, los test que se efectúan antes de la estimulación ovárica tienen la función específica de hacer una previsión sobre la respuesta que la donante tendrá ante el tratamiento que deberá afrontar. Cuando la candidata no resulta idónea o los resultados de la punción no dan muchas esperanzas, hay que escuchar siempre el consejo del médico que ha seguido el tratamiento. Será él quien indique a los futuros padres las mejores alternativas posibles para resolver la situación tales como, por ejemplo, modificar el protocolo de estimulación o, en su caso, buscar a otra donante. Estos baches en el camino se resuelven con un poco de paciencia y espíritu positivo por parte de los futuros padres.

Si la gestante no se queda embarazada

También existe la posibilidad de que la gestante, aunque haya superado los test clínicos, no se quede embarazada. En estos casos, si tras varios intentos con embriones de buena calidad no se consigue alcanzar el objetivo, el médico responsable del tratamiento discutirá con los padres la posibilidad de valorar otras gestantes.

Esta situación tan estresante es difícil para los futuros padres, pero también para la generosa mujer que no sólo se ha ofrecido a ayudarles sino que ha invertido tiempo, energía y esperanzas en un proyecto que no se podrá completar. En estas circunstancias es muy importante que reciba el sostén y la comprensión tanto de los futuros padres como de la agencia. Esta debe poder ofrecer servicios adecuados para cumplir su función de dar apoyo a ambas partes del modo más adecuado.

La elección de la agencia debería valorar sin duda estas peculiaridades del recorrido, pues como futuros padres que buscan un camino de ayuda mutua, respeto y buena voluntad se está siempre más tranquilo cuando se sabe que la gestante, aunque se encuentre a miles de kilómetros, recibe en cada momento la atención que necesita.

Como es obvio, no todas las familias se encuentran ante las mismas dificultades, pero es muy conveniente que los padres de intención no pierdan la visión global del trayecto que han emprendido y sepan dar el peso justo a los eventuales inconvenientes que aparezcan durante el mismo, manteniendo el equilibrio necesario para poder continuar. Por esta razón, como por algunas otras, la asistencia psicológica se convierte en un elemento de apoyo fundamental que ofrece instrumentos que hacen más sencillo superar las posibles dificultades que se presenten.

Gestación por sustitución: manejar las expectativas
contacto
ovodonación
vientre de alquiler
Uso de Cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.
Cerrar