BLOG

La fecundación 'in vitro' de Michelle Obama

Publicado el martes, 20 de noviembre de 2018 por Laura Marchesani

Los problemas relativos a la fertilidad son mucho más comunes de lo que se piensa, no afectan sólo a mujeres maduras y no preocupan únicamente a solteros o a parejas del mismo sexo.

Como es natural, de entre las familias que recurren a la reproducción asistida las más visibles son las no tradicionales, aunque la mayoría de los casos en los que es necesaria la ayuda de la ciencia están protagonizados por parejas heterosexuales que, en muchas ocasiones, no comparten estas dificultades tan personales con los demás por razones que se pueden imaginar fácilmente.

Hablar de fertilidad en público

Como sabemos, a nivel social es muy difícil hablar de las dificultades para concebir o de abortos de repetición o de trances que tienen que ver con una esfera tan íntima y delicada de la persona o de la pareja. Por esta misma razón, la transparencia y la sinceridad con la que algunos personajes públicos hablan de su camino hacia la paternidad o maternidad es muy importante como ejemplo de lo que no debería de ser tan incómodo, o peor aún, provocar el juicio ajeno.

La confesión de Michelle Obama

En una entrevista reciente, la ex primera dama de Estados Unidos, Michelle Obama, ha decidido romper el silencio y la discreción con la que había vivido la concepción de sus dos hijas. De manera serena y sincera, ha conseguido resumir en pocas palabras una serie de puntos fundamentales que preocupan a multitud de parejas heterosexuales.

El reloj biológico y la fecundación

Las palabras de la señora Obama son densas y con mucho significado, sobre todo para quienes han vivido en su propia piel la dificultad de concebir o de llevar el embarazo hasta el final. Así, subraya alguno de los factores que más influyen socialmente que, como se decía, son el silencio, la imposibilidad de contar a otras mujeres qué le sucede a nuestro cuerpo, el sentirse responsable por no conseguir algo que parece tan natural como un embarazo y, en resumen, no poder compartir los que nos sucede. Hacer saber con detalle a las mujeres que el reloj biológico existe, y que es mucho más rígido de lo que se cree, es una forma de educar sobre la fertilidad que podría ser muy útil tanto para quienes desean ser mamás como para sus parejas.

El silencio entre mujeres, la escasa educación acerca de la reserva ovárica, conduce no sólo a nuevas futuras madres con problemas sino también a que las mismas se vean afectadas por el sentimiento de culpabilidad que la ignorancia provoca. Este círculo vicioso entre silencio y vergüenza no permite que aquellas que lo desean puedan dar voz a su propio dolor en favor de las generaciones futuras. Por todas estas razones, es siempre positivo y de agradecer que un personaje público, poniendo en juego su propia privacidad en un ejemplo de gran generosidad, cuente su historia para ayudar al prójimo.

La fecundación 'in vitro' de Michelle Obama
contacto
ovodonación
vientre de alquiler
Uso de Cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.
Cerrar