BLOG

Crear embriones en un estado "Surrogacy Friendly"

Publicado el martes, 17 de abril de 2018 por Laura Marchesani

Existen muchas parejas heterosexuales que, en un determinado momento de su vida, han afrontado un proceso de fecundación 'in vitro' para poder crear embriones con sus propios gametos (semen y óvulos) con la intención de aumentar sus posibilidades de tener un hijo.

Por norma general, cuando se empieza un camino de estimulación ovárica, extracción de óvulos, creación de embriones y consiguiente congelación, el objetivo final es el de transferir uno o dos de los embriones así obtenidos al útero materno después de una preparación adecuada.

Se trata, pues, de un tratamiento de FIV estándar, en el que el médico especializado en reproducción asistida estudia en detalle el caso de la pareja en cuestión y prescribe un tratamiento farmacológico 'ad hoc', optimizando de esta forma las posibilidades de crear embriones de buena calidad.

Enfermedades y circunstancias que no permiten la transferencia de embriones

En algunas ocasiones, por desgracia, determinados hechos en la vida de estas mujeres, futuras madres, les impiden recibir los embriones en su propio útero como sería su deseo. Las causas para este cambio de planes pueden ser varias: desde enfermedades que han surgido hasta problemas graves anteriores que han provocado daños irreparables en el útero o, por ejemplo, una histerectomía. En otras palabras, por muy diversas causas, los embriones que se habían congelado con un objetivo inicial muy claro no pueden ser transferidos y la pareja en cuestión se ve abocada a abandonar su proyecto de paternidad.

En este momento no existen posibles alternativas dentro del territorio nacional para poder transferir esos embriones y buscar, así, un embarazo y un nacimiento.

En otros países, donde existe la posibilidad de llevar a cabo una gestación subrogada, las parejas que se encuentran en la situación antes descrita pueden valorar la posibilidad de buscar a una gestante, una mujer que generosamente se ofrece para acoger y cuidar dentro de sí unos gametos ajenos, permitiendo que nazca el tan deseado hijo de otras personas.

Si la gestación subrogada no es posible

Algunas parejas -que a priori saben que los embriones que se crearán con sus gametos no se podrán transferir al útero materno- valoran la posibilidad de efectuar un tratamiento de fecundación 'in vitro' en el extranjero, normalmente en un estado que no sólo admita la maternidad subrogada sino que también garantice la tutela legal de las partes involucradas. Crear embriones con gametos propios en el extranjero en un país "surrogacy friendly" y congelarlos para confiárselos a la gestante es una solución que algunas familias consideran aceptable. De esta forma, al menos, las madres y los padres que pueden producir gametos tienen la posibilidad de hacer realidad su deseo de tener un hijo, incluso en ausencia de útero.

Tratamientos de fertilidad en el extranjero

Evidentemente, un tratamiento de estimulación y punción ovárica tiene unos costes, a los que habrá que añadir los relativos a la estancia en un lugar distinto al propio hogar, es decir un hotel o un apartamento en el sitio elegido, las comidas, el transporte, etc. Lamentablemente, los aspectos económicos de los tratamientos de reproducción asistida y, en especial, de gestación subrogada son siempre -y con razón- fuente de preocupación para los futuros padres.

A pesar de todo, cuando no existen otras posibilidades para dar vida a los embriones propios, la gestación por sustitución representa una realidad concreta que puede ser la oportunidad que permita tener un hijo y vivir, asimismo, una experiencia humana, personal y de pareja extremadamente intensa y, en muchas ocasiones, sorprendente.

Crear embriones en un estado
contacto
ovodonación
vientre de alquiler
Uso de Cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.
Cerrar