BLOG

Gestación subrogada e imprevistos

Publicado el martes, 10 de julio de 2018 por Laura Marchesani

Algunos futuros padres que se plantean la maternidad subrogada piensan que la fase más complicada del proceso será la identificación de la gestante.

En cambio, no saben que a veces los posibles imprevistos pueden ser de otra naturaleza muy diferente y la sorpresa les deja perplejos.

La búsqueda de la gestante es siempre una fase densa y llena de expectativas, sensaciones, dudas, esperas,… pero, por ejemplo, para algunas familias es más fácil encontrar a la gestante que a la donante.

Buscar a la gestante es el pensamiento constante

Es normal que un futuro padre intencional tenga sus expectativas concentradas en la figura de la mujer que llevará el hijo tan deseado en su vientre, pues la relación con esta generosa persona es realmente única, especial, y marca un antes y un después en su vida. Sin embargo, la gestante no es el único elemento necesario para que el deseo de tener un hijo gracias a este proceso de fecundación 'in vitro' se haga realidad.

Cada paso de la gestación subrogada es indispensable para el éxito del camino.

Así, para poder llegar a obtener un embarazo es necesario tener embriones y, para su creación, son indispensables espermatozoides y óvulos.

La calidad de los óvulos, elemento necesario para conseguir el embarazo

Si para crear los embriones es necesaria la ayuda de donante(s), la búsqueda de los mismos debe de hacerse con tiempo y paciencia ya que este paso del camino no es de una importancia menor.

Al contrario de lo que algunos piensan, encontrar una donante adecuada y disponible en los tiempos deseados no siempre es fácil. Por ello, en algunos casos, es necesario esperar a que la candidata esté disponible. Su preparación, de hecho, precisa de cierta disponibilidad por su parte y no podría afrontarse si no hay tranquilidad en la vida de esta joven mujer. Si los compromisos de trabajo, familia o estudio le imponen ritmos muy intensos, quizá deberá aguardar una temporada más calmada para concentrarse en el tratamiento de reproducción asistida.

Pero esperar a una donante no es algo necesariamente negativo. Si los padres no tienen la necesidad de proceder de inmediato y piensan que es conveniente tener paciencia hasta que la donante se sienta preparada, ello significa que todas las partes están de acuerdo y que la primera fase de la fecundación 'in vitro' simplemente se aplaza unas semanas.

Todo esto merece la pena si lo que está en juego es la calidad de los embriones. Dejarse llevar por la impaciencia y proceder sin valorar con calma, sólo por la ansiedad de querer acercarse a la meta, en ocasiones supone alejarse de ella.

Conseguir el embarazo con una fecundación 'in vitro'

Si los elementos que constituyen los embriones son espermatozoides y óvulos, su unión se hace gracias al biólogo de la clínica de reproducción asistida, porque es en el laboratorio dónde se procede a la acción humana necesaria para que se produzca el milagro.

¿Qué significa esto? Que la elección de la clínica de reproducción asistida también afecta a las posibilidades de éxito.

Al final, además de la gestante -persona protagonista del proceso-, también los que donan sus óvulos y su semen son partes fundamentales del mismo, junto a la preparación y profesionalidad de los trabajadores de la clínica de reproducción asistida. Es la suma de una serie de elecciones meditadas la que lleva a la optimización de las posibilidades de éxito. Por ello, ninguna de estas piezas del puzle es insignificante.

Gestación subrogada e imprevistos
contacto
ovodonación
vientre de alquiler
Uso de Cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.
Cerrar