BLOG

Reproducción asistida y familias con dos mamás

Publicado el martes, 8 de mayo de 2018 por Laura Marchesani

La aceptación social que existe actualmente en España hacia las familias con dos madres sorprende y crea un gran revuelo en otros países. En Italia, por ejemplo, se ha escrito y hablado mucho en los últimos días sobre la decisión de una alcaldesa de admitir la inscripción en el Registro Civil del hijo de una pareja de mujeres. Resulta chocante que una situación cada vez menos inhabitual cause tanto revuelo y que la tranquilidad burocrática de madres y niños dependa de la decisión de un regidor por no haber sido establecida y clarificada antes a través de una ley.

Mientras la sociedad en España es muy abierta y tolerante con respecto a las familias gais, la situación italiana sigue en vías de definición y es, precisamente, esta escasa claridad la que provoca situaciones y debates no siempre congruentes ni respetuosos.

Reproducción asistida en España para madres solteras y/o lesbianas

En España la reproducción asistida permite un modelo de familia de dos mujeres en el que ambas están directamente involucradas en el proceso de creación de los embriones y del embarazo, mientras que en otros países -incluso culturalmente cercanos- esta realidad es inimaginable.

Hace años que las clínicas de fertilidad españolas ofrecen a las parejas de mujeres la posibilidad de tener un hijo creando el embrión a partir del óvulo de una de ellas que, tras ser fecundado con el semen de un donante, es transferido al útero de la otra. Con el conocido como método ROPA (Recepción de Óvulos de la Pareja), ambas mujeres -como se decía- pueden tener un vínculo importante con el hijo que han decidido traer juntas al mundo.

El imaginario retrógrado y las familias homoparentales

En el imaginario de los que tienen dificultad para aceptar las familias de padres del mismo sexo se crea la ilusión de un mundo literalmente invadido por nuevos modelos de familia que amenazan el bienestar y el equilibrio social del modelo tradicional.

La realidad no es en absoluto así hoy en día. Las clínicas de reproducción asistida siguen ayudando principal y mayoritariamente a parejas heterosexuales con dificultades reproductivas que no se podrían resolver salvo con la intervención de un especialista y, además, es evidente que el modelo de familia tradicional sigue siendo el prevalente.

Por ello, no se trata de que las nuevas formas de paternidad sustituyan a la de siempre, sino que se van introduciendo a la par que se garantizan, por un lado, sus derechos y, por otro, el respeto que todos los niños merecen.

Familia tradicional y reproducción asistida

Este hecho nos hace entender que muchos niños nacidos de parejas heterosexuales han visto la luz gracias a la asistencia de una clínica especializada en reproducción asistida aunque este hecho, tan privado, no se comparta -sobre todo en casos de donación de óvulos o de semen y de gestación subrogada- para evitar situarse bajo la mirada de otros y ser sometido a un juicio social superficial. En cambio, es obvio que para las parejas del mismo sexo es inevitable y evidente la intervención de la ciencia.

La decisión de tener un hijo con una inseminación artificial, una fecundación 'in vitro' o una gestación subrogada marca un momento de reflexión -casi nunca fácil- para los que se encuentran involucrados en el proceso, y hace a los padres cada vez más conscientes de su inmenso deseo de aumentar la familia y de la fuerza de voluntad necesaria para poder tener un hijo.

Reproducción asistida y familias con dos mamás
contacto
ovodonación
vientre de alquiler
Uso de Cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.
Cerrar